31 ene. 2012

Un congreso de la Universidad de Zaragoza sobre el desarrollo de nuevos fármacos contra el cáncer reúne a más de 150 investigadores de todo el mundo esta semana

El encuentro científico, organizado por el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI), analizará también los avances frente a enfermedades raras e infecciosas.


El rector Manuel López Pérez y el consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga, asisten mañana a la inauguración, que tendrá lugar a las 9.00 horas en Ibercaja-Patio de la Infanta.
(Zaragoza, martes, 31 de enero de 2012).

Más de 150 investigadores de todo el mundo participarán a partir de mañana en un congreso internacional de la Universidad de Zaragoza en el que se analizarán avances recientes y retos futuros en el desarrollo de nuevos fármacos contra el cáncer, las enfermedades raras y las enfermedades infecciosas. El congreso, que se desarrollará hasta el sábado, ha sido organizado por el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) y tiene por objetivo profundizar en el desarrollo de componentes bioactivos, que tengan a las proteínas como diana.

Los científicos asistentes, especialistas en el estudio de las proteínas, revisarán  sus últimos estudios y resultados en la búsqueda de nuevas terapias frente a distintos tipos de cáncer, enfermedades raras, como la fenilcetonuria, enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, así como a enfermedades infecciosas, como la úlcera gástrica, la hepatitis C y la tuberculosis.

El rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López Pérez, y el consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, inaugurarán mañana a las 9.00 este encuentro científico, que tendrá lugar en el salón Rioja del Centro Ibercaja-Patio de la Infanta de Zaragoza. Al acto acudirán además Alfonso Tarancón, director del BIFI y Juan Carlos Sánchez, subdirector de la Obra Social Ibercaja

El congreso “Protein Targets: Discovery of Bioactive Compounds” permitirá reunir en la capital aragonesa a investigadores de reconocido prestigio como Mariano Barbacid (CNIO, Madrid), Manel Esteller (IDIBELL, Barcelona), Ernesto Freire (Johns Hopkins University, Baltimore), Gregory Petsko (Brandeis University, Boston), Harren Jhoti (Astex Pharmaceuticals), Cristina Nonato (Universidade de Sao Paulo), Soledad Penadés (CIC-bioMAGUNE, San Sebastián), Juan Fernández Recio (BSC, Barcelona),  Jesús M. de la Fuente (INA, Zaragoza), Javier Sancho (BIFI, Zaragoza) y Yamir Moreno (BIFI, Zaragoza).

El cáncer –nombre genérico para más de 200 enfermedades-- es, en la actualidad, la segunda causa de muerte (15%), tras las enfermedades cardiovasculares, y se espera que durante este siglo se convierta en la principal causa en los países desarrollados. Aunque la supervivencia de los pacientes ha aumentado progresivamente, es necesario desarrollar nuevas terapias específicas, más eficaces y con menos efectos secundarios.

Por otra parte, una enfermedad rara es cualquier enfermedad que afecta a un porcentaje bajo de la población: menos de 1 caso por cada 2.000 personas. Estas enfermedades, que suelen tener base genética, aparecen de forma temprana y pueden causar graves problemas o incluso la muerte. Desgraciadamente, debido a su baja incidencia, las compañías farmacéuticas no les suelen prestar atención en sus programas de desarrollo de fármacos.

La urgencia en el desarrollo de nuevos fármacos se extiende también a las enfermedades infecciosas, donde el uso indiscriminado de antibióticos y la aparición de resistencia en organismos patógenos ha disparado la necesidad de obtener nuevos agentes antibacterianos y antivirales que sustituyan a los actuales, en numerosos casos ya ineficaces.

El proceso de descubrimiento y desarrollo de nuevos fármacos se basa en la identificación de compuestos químicos que modulen la función de una diana farmacológica, que casi siempre resulta ser alguna de las miles de proteínas existentes en un ser vivo. Además, es necesario realizar ensayos de eficacia y toxicidad de los nuevos compuestos y optimizar sus propiedades terapéuticas, para poder pasar posteriormente a la etapa clave de ensayos clínicos en la que se determina finalmente su utilidad. A pesar de los cada vez más rápidos avances técnicos y científicos en todas las disciplinas involucradas, y la cada vez mejor comprensión de los sistemas biológicos, se tarda más de 10 años en desarrollar un fármaco, con un c! oste que sigue aumentando y puede ser superior a mil millones de euros por cada nuevo fármaco. Curiosamente, el número de nuevos fármacos que llegan a comercializarse ha ido decreciendo progresivamente y no supera la decena. La conclusión es que el modelo actual de desarrollo de fármacos es claramente mejorable.

El Instituto BIFI es un Instituto de Investigación de la Universidad de Zaragoza donde se realiza una investigación multidisciplinar en Biología, Química, Física, Computación y Ciencias Sociales, aplicando técnicas y metodologías experimentales y computacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario